El punto de vista formal y el conceptual

lisette model pie foot

Lisette Model

 

Al exhibir nuestras fotografías estamos compartiendo con el público cual es nuestro punto de vista sobre un sujeto o un tema. El impacto que causan algunas imágenes que nos muestran lo cotidiano desde una nueva perspectiva puede hacer que lo que vemos se nos quede grabado en la memoria más tiempo, llegando incluso a transformarlo en un icono al que asociemos tanto al nombre del autor, como a otras cosas.

Definir el punto de vista presenta bastantes complicaciones. Es una de esas cosas que damos por sentadas y nunca pensamos con suficiente detenimiento. Parece obvio que si nos tumbamos en el suelo con la cámara o nos subimos en una escalera estamos alterándolo pero, ¿es posible buscar una explicación que vaya más allá?

Alexander-Rodchenko-Fire-escape-1925-Museum-Moscú-Casa-de-la-Fotografía

Alexander Rodchenko

 

Se me ocurre que podemos diferenciar entre dos tipos de puntos de vista, el formal y el conceptual. No son excluyentes el uno con el otro, de hecho puede decirse que ambos conviven en todas las fotografías en proporciones variables.

Fotografiar nos obliga a tomar decisiones. Velocidad, foco, encuadre, altura de cámara, exposición, color o blanco y negro… Cada una de esas elecciones altera estéticamente la imagen pudiendo proporcionar infinidad de variaciones a partir de un mismo sujeto en un mismo instante.

Las decisiones que tomamos basándonos en aspectos técnicos serán nuestro punto de vista formal. Suelen ser elecciones lógicas y objetivas, requisitos para que la fotografía tenga la claridad que necesita y sea correcta, represente mejor el aspecto del motivo o mejore sustancialmente la composición.

Muchas veces están relacionadas con el equipo que usamos. Una cámara con visor de cintura como la rolleiflex normalmente nos llevará a fotografiar desde la altura del abdomen o del pecho, mientras que las cámaras de 35mm nos llevarán la mayoría de las veces a fotografiar desde la altura de la cara.

Otras veces debido a las condiciones de trabajo nos vemos obligados a resolver una serie de inconvenientes. Si tenemos que fotografiar arquitectura, estructuras industriales o cualquier motivo de gran altura, incluso si usamos cámaras técnicas, podemos tener problemas a la hora de controlar la perspectiva y las lineas de fuga. Otras veces pueden aparecer elementos en primer plano que nos bloqueen parte del paisaje. En estos casos nos sería muy útil buscar un lugar de mayor altura, una roca, una escalera, etc.

Ansel Adamas llegó a construir una plataforma en el techo de su coche para resolver este tipo de situaciones.

 

 

 

Un periodista cubriendo un evento tiene la necesidad de conseguir una fotografía clara y nítida de los protagonistas en el momento en el que ocurren los hechos. En una sala repleta de gente tendrá que encontrar un sitio con buena visibilidad y el momento del disparo depende tanto de la decisión del fotógrafo como de los acontecimientos.

 

robert capa trotsky copenhagen

Robert Capa fotografía a Trotsky en Copenague

 

Fotografías con usos técnicos o científicos requieren unas condiciones de luz difusa que permita ver de forma uniforme el motivo y las características de los materiales, que la profundidad de campo garantice la nitidez y que la perspectiva dé una noción verosímil de tamaños, proporciones y distancias. En este caso se nos impone el punto de vista que maximice las capacidades descriptivas de la imagen.

black-decker-taladro-destornillador-inalambrico-12v-ni-cd-mod-gc1200-b3

 

El punto de vista conceptual parte de las ideas aunque se manifieste a través de la técnica. Hay una forma de representar que se le impone al sujeto. Se enfatizan unos aspectos del mismo y se minimizan otros. Alteramos su apariencia o lo mostramos de forma parcial en función de lo que pensemos, opinemos o sintamos. Modificaremos la forma en la que apliquemos la técnica no para describir de forma más realista lo que tenemos delante, sino para sugerir cuales son nuestras impresiones subjetivas.

 

daido moriyama shinjuku

Daido Moriyama

 

El punto de vista conceptual es una especie de filtro, unas gafas que nos ponemos y que hacen que el sujeto se parezca más a lo que nosotros pensamos de él. Puede ser una transformación muy pequeña, casi invisible, o una transformación completa.

Estas decisiones, cuando se llevan a cabo de forma consistente, tienen mayor influencia a la hora de conseguir que nuestras imágenes sean más reconocibles y diferenciadas, más fácilmente asociables a nuestro nombre.

Ya sea la búsqueda constante de una paleta de colores y una luz que nos gusta- Harry Gruyaert,- o una forma dinámica de mirar que idealiza la arquitectura y el desarrollo urbano de un periodo determinado- Bernice Abbott.

 

 

 

A veces la transformación pueda ser de tal magnitud que la fotografía pierde casi toda su capacidad de describir el motivo. Cruzada esa linea el espectador puede sentir gran curiosidad y apreciar que se le muestren las cosas desde una perspectiva desconocida, o puede darse el caso opuesto, impidiendo que el espectador sienta empatía alguna con lo que se le muestra por verlo demasiado lejano.

 

Michael Ackerman.

Anuncios

2 pensamientos en “El punto de vista formal y el conceptual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s